Pruebas de Anclas

Pruebas de Anclas. Hemos estado probando anclas, generalmente uniendo fuerzas con fabricantes de anclas y expertos en la materia, incluso realizamos varias pruebas con anclas cada año por nuestra cuenta con nuestro barco de unos 8 mts. Nos hemos visto limitado por la tracción a unos 450 kg de fuerza debido al modesto tamaño del barco, esto limita que el ancla se pudiera probar con mayor eficacia. No obstante decidimos probar con un barco más grande en alquiler que podía producir mayor tracción. Nuestro objetivo era probar las anclas con un 10-13 mts velero de crucero y motoras. De esta forma podíamos explorar la capacidad de retención del ancla hasta unos 2000 kg.

Seleccionamos 13 tipos de anclas que representan una amplia variedad de las disponibles. Algunas estaban bien establecidas como la CQR, Danforth y la Delta, mientras que otros eran menos comunes. Las anclas no se eligieron en función del peso sino que se eligieron en función de lo que un navegante podría seleccionar según las recomendaciones del fabricante.

Qué aprendimos

Después de varias pruebas de anclaje anteriores esta fue nuestra mejor prueba documentada e instrumentada. Usamos una tabla para introducir los resultados en un ordenador. Teníamos cámaras, receptores de GPS, varios observadores y un barco poderoso con un capitán muy capacitado, aún así no obtuvimos resultados demasiado claros. Estas son algunas de nuestras conclusiones:

Las condiciones del fondo local hicieron una gran diferencia. Obtuvimos pruebas de resultados totalmente diferentes en un lado del muelle en comparación con el otro. Creemos que muchos de los tirones se realizaron en una ubicación con arena muy compactada que no permitió que algunas de las anclas obtuvieran un buen mordisco a la primera.

El peso del barco cambia la forma en que se realizan las anclas. Fuimos lo más realista posible al realizar cada extracción, pero obtuvimos resultados muy diferentes. El nuevo barco pesa alrededor de diez veces más pero fuimos muy cuidadosos de posicionar el ancla a velocidades muy bajas. Aún así, los resultados fueron confusos.

Muchos diseños más nuevos funcionaron mejor que las viejas anclas de siempre. En particular, nos impresionaron mucho los anclas tipo Kobra inox, la tipo Force, tipo Bruce y tipo Britany calibradas y con un diseño pensado para el óptimo enclavamiento disponibles todas en las tiendas nauticas online . Los dos anclas tipo plough y tipo Hull también funcionaron adecuadamente aunque las de mejor resultado fueron las Delta, CQR y Danforth para el tipo de tenedero de la prueba.

Nos costó mucho determinar el mayor fallo para un ancla. En algún momento el ancla va a fallar o su grillete se va a romper. ¿Cuál es la mejor manera de que esto suceda? ¿El ancla nunca se rompe? ¿El ancla se posiciona pero se arrastra con una tensión constante? ¿Lanzamos el ancla de golpe? ¿El ancla se dobla o se rompe? ¿se arrastra o se suelta? ¿El anclaje se dispara pero se libera cuando el barco gira? El punto es que, si bien no se desean ninguno de estos escenarios muchos de nuestras anclas preferidas se ajustan tan pronto como llegan al fondo y se mantienen en una tensión constantemente alta antes de soltarse rápidamente. Si tuviéramos que elegir un componente de fallo eso es lo que elegimos como prueba de fallo.

Cómo lo probamos

Nuestro barco de investigación de 12 mts estaba equipado con un motor diésel de 275 HP y una hélice de 15 y pudo alcanzar tensiones cercanas a las 4000 Kg. Por razones de seguridad y porque ya no creíamos que obtendríamos más conocimiento adicional que excediera esa tensión extraordinaria seleccionamos una tensión máxima de 4600 Kg. e hicimos todas nuestras pruebas tensión desde la popa del barco y con el motor en marcha hacia adelante.

Montaje de otras anclas

Usamos un ancla que fue un compromiso de fiabilidad y seguridad. Lo ideal sería haber probado las anclas utilizando un molinete que era típico de los buques entre el rango de 10 a 12 mts pero que habría puesto una carga demasiado alta en el camino por seguridad. Si la línea se hubiera roto por encima de la superficie el salto atrás bajo altas cargas podría haber sido muy peligroso. La solución fue utilizar un cabo de nylon de 3 cm y 12 hilos en el extremo del buque y una cadena resistente en el extremo del anclaje. En todos los casos, utilizamos un grillete galvanizado de 3/8 “entre el ancla y la cadena como un eslabón débil de forma que si se soltara del molinete lo hiciera bajo el agua. Obtuvimos unos resultados muy útiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s